sábado, 22 de diciembre de 2007

Reunión

Era indudable que Jesús fue el centro de la reunión y a pesar de ello, su aspecto se exhibía como el más desaliñado, el más imperfecto. Era obvio que algún desconocido lo había vestido de una manera demasiado impersonal. Sus dientes invisibles, su cabello despeinado... le daban en conjunto, un aire de dejadez, de alma desértica. Todo eso sumado a que no pronunciaba una palabra. Todos miraban extrañados su postura, su rostro que aparentaba estar dormido. A los niños apenas les permitían acercarse a él, quizá alguno quiso mirar desde lejos. Los adultos en cambio si que se le acercaron, segregaban lágrimas ante su rígida postura y le expresaban palabras de aliento y cariño. Yo pasé junto a él para mirarlo de cerca y, verdaderamente, me dio un miedo terrible pensar que Jesús pudiese levantarse o dirigirme una palabra. Su rostro no cambiaba, la comisura recta de sus labios le daban un gesto de rudeza, de intransigencia y se me asemejaba a la postura rígida propia de un monarca. Todos interpretaban la escena de la misma manera: el mármol cristalino, la indumentaria oscura....

martes, 4 de diciembre de 2007

Los disgustos del opositor.


Parece que en el saco donde cabe todo se han publicado nuevas entradas. En una de ellas el autor destaca la poca afluencia de público para/con su blog y anucia, no obstante, la creación de un blog totalmente nuevo que consistirá en cubrir las necesidades ociosas de opositores de Lengua y Literatura. Mi razón y experiencia me dicen (mi razón y experiencia tienen consciencia propia, a veces me hablan) que la información que cubrirá el señor Gozalbes será exhaustiva, analizadora y por qué no decirlo ( mi razón, a veces, se calla la boca y no suelta prenda) divertida.

Él nuevo refugio de nuestro héroe se denomina y fue bautizada como http://losdisgustosdelopositor.blogspot.com/ y consistirá en 75 entradas como 75 temas existen en el temario. Mi razón me dice que son 72, pero mi razón no es nadie para llevar la contraria a don Pedro. Si por casualidad mi razón, llevase razón, la imaginación del opositor don Pedro tendrá razón más que suficiente para sacarse del saco tres temas más, o tres razones más para suprimirlos.
La otra entrada de la que hablo se titula Viñeta uno. Muy conseguida, desbordante, sin cabos sueltos.¿Habrá más como esa?
Ahí tenemos en la foto al artifice en pose de Rodin, mirando al horizonte de su psicología, observando el escándalo de su inteligencia, desbordando ríos de tinta con la mirada.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Todos los días igual.

Hoy tengo ganas de escribir en Naranja -me dice Thesa mientras mueve la reina a B4 para darme jaque.
¿Vas a escribir sobre algo en particular? -pregunto.
-mmm.. No sé - contesta aniquilando mi alfil-parapeto. -¿Quieres controlar lo que escribo? ¿Crees que soy Ludovico?

Al poco se levanta diciendo <<Esta partida te ha salido un "churro", machote.Me aburres>> y se dirige hacia la habitación del ordenador. Yo voy tras ella y le pido que no se vaya. Que mi rey aun sigue vivo, que lo que se empieza se termina. Pero ella, siempre tiene la mejor respuesta para convencerme. -
Te preparo un cubata y a la noche seguimos -me dice al oído. -Quiero escribir sobre la frialdad.
-¿La frialdad del cosmos? -bromeo.
-No, imbécil, la de los hombres. Sois todos similares y primitivos, sois calientes como los animales y a la vez fríos como la naturaleza. Sois verdaderamente un caso.
-¿Y sobre que parte de los hombres escribirás?-sigo bromeando-... ¡uy! Perdón, supongo que te refieres a los hombres como género.
-Verdaderamente la parte más problemática que teneis es justamente esa que teneis entre las patas. Porque, vosotros lo que teneis son patas.
-Efectivamente, Thesa. Tenemos tres patas.
-¿Ves? Otra vez con lo mismo.
Los ice-cubes tintinean el cristal de su copa y Thesa frunce el ceño.-Tendrás que volver a por hielo a la gasolinera. Y se encierra en la habitación del ordenador.
-¿Es que no vas a dejarme entrar?- le grito
.
Sabes que no. - susurra su rostro mientras me deja ver sus labios en la abertura de la puerta que lentamente se cierra. YSabes que no.
¿Me enseñarás esta noche lo que vas a escribir?- Pero ya no volvió a contestarme.No me dirigía la palabra. ¿Para tanto es lo que le te he dicho?¡Sólo bromeaba! Y seguía sin contestarme.Unos segundos después abrí la puerta y no habia nadie. ¡MUJERES!

viernes, 23 de noviembre de 2007

Ludovico y el tiempo finito.

Ludovico y el tiempo finito.
Me llamo Ludovico. Soy un personaje de ficción creado por la previsible y obsesiva mente de Álvaro. Nací frente al ordenador en 2007. Mi vida es corta y se resume a unos cuantos desengaños y a un par de frustraciones y la verdad, para ser de ficción, soy tan desgraciado como cualquier persona de la vida real. Una vez tuve la sensación de haber sido feliz, pero no era más que un desliz de mi creador que por un momento quiso darme una buena vida. Sé que acabaré mal. Esto no tiene remedio. ¡Si por un momento pudiese revelarme contra él! Pero eso es imposible, me da falsas esperanzas, me hace creer que tendré un final feliz, me hace tener fé, me tortura. Quiero pedirle que no me haga morir sin pena ni gloria. No sé, no morir virgen por ejemplo. Aunque la verdad es que la virginidad no es lo que más me preocupa en este momento. ¿ Es demasiado pedir una vida fuera de estas cuatro aristas que forman la pantalla? Dios tampoco es demasiado piadoso. Álvaro no es más que un personaje creado por Él, y tampoco es que haya sido muy condescendiente. Don Álvaro ¿Acaso puede Ud salir de las cuatro paredes y media que conforman su vida? Si sales corriendo ¿ Adónde irás? No. No puedes salir de tu mentira de vida. Eres igual que yo. Eres ficción como yo. Más perfecta, más real, pero ficción. Una mentira que morirá y cuando se muera nadie volverá a recordarla. Si tienes hijos quizá ellos te recuerden, pero no lo hará mucha más gente. Cuando pasen los años será como si no hubieras existido. Los que te recuerdan te olvidarán, tus libros se pudrirán. Cuando pasen cien años no quedará nada. ¿Qué vas a hacer ? Yo te lo diré. Regocijarte en tu pena como hago yo. Revolcarte en tu propia mierda de vida porque es lo único que puedes hacer. Jode que la vida no sea más que algo finito. Jode. Ahora mátame. Ya he dicho todo lo que tenía que decir. Ludovico se despide. No soy más que un personaje de ficción que vive, muere y piensa como una persona real.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Yo entré en la casa de las obsesiones

Aquella mañana llovía a cántaros. Paré un taxi.—A la Casa de las Obsesiones –le dije.El taxista sin mirarme siquiera pulsó el botón del taxímetro y aceleró con fuerza, como una bestia que ruge al atisbar el peligro.Antes de llegar al recinto ministerial el taxista detuvo su coche. Comprendí entonces que debía de bajarme allí. Hice ademán de sacar la cartera, pero fue su voz la que me detuvo:—Déjelo, no es nada. –Y por primera vez puso sus ojos en mí. Me miró con esa lástima con la que los seres vivos contemplan a los muertos–. ¡Suerte, amigo! –me dijo cuando estaba ya saliendo del coche.Yo quedé allí sólo, en mitad de un paisaje extraño de tonos sombríos y de sombras alargadas. Sentí ansiedad, una rara claustrofobia provocada por sobredosis de angustia y de placer. Me sentí sumergido en un óleo de gruesas pinceladas, como si estuviera dentro de uno de esos cuadros de Van Gogh. Al fondo se veía la casa, con un alzado que me hizo recordar a aquella arquitectura imposible de Escher. Seguí el camino y pasé el umbral de la puerta de la Casa de las Obsesiones:—Em… sí, hola!!?? Y al final de un larguísimo y estrecho pasillo vi un pequeño cuadratín, del que salía una minúscula mano que hacía gestos como para que me decidiera a pasar y llegar hasta allí.No había en todo el frío edificio ni un alma. Sólo mármol y los ecos de mis pasos. Cuando al fin llegué a lo que era una ventanilla un hombre me preguntó:—Dígame caballero, ¿qué busca por aquí?—Busco la ventanilla de Registro General—Pues esta…, esta puede ser. Dígame, ¿viene a darse de alta o a darse de baja?—Emm… en realidad no es ninguna obsesión lo que aquí me trae… bueno… yo sólo quería los papeles de preinscripción para un taller… es un taller de relato.—Bien, entonces viene a darse de alta ¿no? –y ese último «no» lo pronunció casi profiriendo un gruñido. —Bueno, sí a echar la preinscripción, y ya si eso…—¿Ya sí eso qué? ¿Ha traído su DNI?—Sí, aquí lo tiene… -y se lo entregué para que hiciera la gestión pertinente.Cogió el DNI y se quedó mirándome fijamente.—Muy bien, ya está –me dijo mientras sonreía con cierta satisfacción.—¿Cómo que ya está? ¿Ya? ¿Es que no va a tomar mis datos? –le dije casi al borde de la indignación.—No me hacen falta –me respondió con suma parsimonia–. Sólo quería su DNI. Puede usted pasar. Es al final: suba la escalera, entre de canto, salga por el jardín colgante y vuelva al pasillo de las bóvedas de tejas. Allí deberá agarrarse fuerte a la barandilla y dejarse caer hasta que llegue a la buhardilla; tome el conducto siete y entre por el primer ventanuco que vea a la derecha. No olvide entrar con los pies gachos.Dijo esto y se quedó acariciando mi documento con la avaricia de un golum acariciando el anillo de poder.Observé la placa que llevaba cogida con un imperdible en un lado de su jersey. «Martínez Ordóñez». Me rasqué la cabeza. Aquel nombre me recordaba algo, no sé, quizás lo leí en algún cuento. Psh. Me resigné.Allí dejé mi DNI.Yo entré en la Casa de las Obsesiones.

jueves, 15 de noviembre de 2007

Un sueño maldito: Thesa.


Thesa es una mujer entre mil millones. Lo sabreis en cuanto os cruceis entre sueños con la mafiosidad de su mirada, con la belleza de su rostro. Os encantaría conocerla. Sé que a todo hombre o mujer le encantaría.Fuma tabaco egipcio y cruza las piernas como si fueran dos látigos. Su cenicero es cósmico y su fuego es eterno. Casi me parece que más que una persona es un maniquí que cobró vida. Toma sangre en las noches en que le apetece comerse un hombre y sale a la calle en busca de uno que le guste.Los hombres son primates incapaces de hacerle daño. Para ella no es dificil encontrar hombres o mujeres que deseen amarla, contemplar el revuelo de su cabello , acercarse tímidamente hasta que ella les de permiso para besar la zona erógena entre sus piernas, para acariciar sus piernas suaves tersas hasta que ella diga basta. Thesa lo ha probado todo. La mujeres son las más proprensas a morir en las calles por acariciarla, las chicas vírgenes segregan liquidos con los que intentan atraerla.Yo, al menos, no he tenido mayores prblemas con Thesa. Me ama de manera diferente, como una especie de amante eterno y sagrado al que no se toca. Me ama con una palma caliene de su mano.Me introduce en sus sueños y me canta una alentadora en mis oídos, y me duermo recostado en su seno. Me adora y yo la adoro a ella como imposible, como que es la idea tenaz que engendró Lucifer. El vientre de Thesa está maldito ¿Qué dónde encontrareis a Thesa? Ella os encontrará a vosotros. Si es que quiere.

Ludovico y el tiempo finito.

Me llamo Ludovico. Soy un personaje de ficción creado por la previsible y obsesiva mente de Álvaro. Nací frente al ordenador en 2007. Mi vida es corta y se resume a unos cuantos desengaños y a un par de frustraciones y la verdad, para ser de ficción, soy tan desgraciado como cualquier persona de la vida real. Una vez tuve la sensación de haber sido feliz, pero no era más que un desliz de mi creador que por un momento quiso darme una buena vida. Sé que acabaré mal. Esto no tiene remedio. ¡Si por un momento pudiese revelarme contra él! Pero eso es imposible, me da falsas esperanzas, me hace creer que tendré un final feliz, me hace tener fé, me tortura. Quiero pedirle que no me haga morir sin pena ni gloria. No sé, no morir virgen por ejemplo. Aunque la verdad es que la virginidad no es lo que más me preocupa en este momento. ¿ Es demasiado pedir una vida fuera de estas cuatro aristas que forman la pantalla? Dios tampoco es demasiado piadoso. Álvaro no es más que un personaje creado por Él, y tampoco es que halla sido muy condescendiente. Don Álvaro ¿Acaso puede Ud salir de las cuatro paredes y media que conforman su vida? Si sales corriendo ¿ Adónde irás?No. No puedes salir de tu mentira de vida. Eres igual que yo. Eres ficción como yo. Más perfecta, más real, pero ficción. una mentira que morirá y cuando se muera nadie volvera a recordarla. Si tiens hijos quizá ellos te recuerden, pero no lo hará mucha más gente.Cuando pasen los años será como si no hubieras existido. Los que te recuerdan te olvidarán, tus libros se pudrirán. cuando pasen cien años no quedará nada. ¿que vas a hacer ? Yo te lo diré. Regocijarte en tu pena como hago yo. Revolcarte en tu propìa mierda de vida por que es lo único que puedes hacer. Jode que la vida no sea más que algo finito. jode. Ahora mátame. Ya he dicho todo lo que tenía que decir. Ludovico se despide. No soy más que un personaje de ficción que vive, muere y piensa como una persona real.

lunes, 22 de octubre de 2007

Arácnida.


"Hace siete noches, dormí en la cama de una mujer a la que no conocía de nada. Mientras dormía, discutí conmigo mismo sobre cual sería la hora más correcta para despertarme y marcharme cuanto antes. Me desperté y me levanté lo más temprano posible y revisé las pronunciadas curvaturas de su cuerpo. Casi pareció despertarse y le susurré al oído"duerme" y la desconocida hizo caso a mi voz como si ya la conociera. Luego, me sentí mal al ponerme los vaqueros y pensé que en lugar de marcharme podía hacer una revisión por toda la casa para curiosear.Aunque debían ser las 10 de la mañana resultó que eran las 7 de la tarde de dos días más tarde. Habíamos estado durmiendo durante dos días.Tenía hambre pero no tenía dinero ni forma de encontrar un autobus de línea. Ni siquiera sabía donde estaba. Ojeé las fotos de una guía fantástica de parques naturales europeos que guardaba en un mueblecito del salón, en la planta baja de la casa. La chimenea aún estaba encendida. Las llamas se movían como retorciéndose en el infierno. De las interminables formas que adoptaban las llamas apareció el rostro de la mujer con la que acababa de dormir. "ven" parecía pronunciar sus labios. Aterrado ante la visión no supe qué hacer, quedé petrificado ante la chimenea. Cuando pude reaccionar, medio desnudo salí de la casa y me crucé por la carretera con lo puesto. Grité a los coches se me venían encima. Un coche me atropelló. El conductor era aquella mujer. Me llevó de nuevo a su casa y me ató. Aun no comprendo porqué hacía estas cosas o si sólo me lo hizo a mi. Me aconsejó que no me enfureciea y abrió la ventana de la habitación " Está ventoso " dijo. luego se recostó encima mía y me hizo el amor. Me pegó con una varilla verde y me dijo que estaba brutalmente loca por mi.

Unas horas después me tapó la cabeza con un una camiseta y me descuajó el meñique con unas tenazas. "caya huevón" decía, "no grites". y pareció guardar el meñique en la cocina. En este momento mi meñique debe estar alli, en aquella casa, dentro de la cocina, en el frigorifico, supongo"

¿Y todo eso fue hace siete noches?" Dijo el comisario estupefacto tras escuchar la mi historia

" Si, si señor, hace siete noches, podrán encontrar la casa"?
"Eso depende, no recuerda ni el lugar de la casa, ni la matricula... A decir verdad su historia no tiene pies ni cabeza" "¿Dónde conoció a la mujer?"
"En una calle sin salida" decía mientras el comisario se encendía un cigarrillo. El fósforo del comisario parecía construir la cara humana de la Arácnida con la minúscula llama que estalló. El rostro en llamasse hizo alargado como figura dl greco y se introdujo como un rayo en el ojo derecho del comisario con la rapidez de una bengala , haciendo estallar el cristal de sus glass. El comisario murió en el acto. Y de la llama apareció un esplendido cuerpo desnudo de mujer que me decía "ven".
Por segunda vez aquella mujer se me aparecia de forma ígnea y me esperaba lo peor. Que me atropellara un coche, que me electrocutara con un cable, no sabía como protegerme de algo mágico, algo fantástico, algo que no podía parar. Así que grité, grité tan alto que los cristales ese rompieron, los vasos estallaron y los espejos se rajaron dejando ver lo que siempre esconden tras ellos. Y cuando todo explotó grité aun con más fuerza hasta que desperté.
Desperté y vi a mi lado a aquella mujer desnuda. Discutí conmigo mismo cuál sería el momento más oportuno para marcharme. Acaricié las preciadas curvaturas de su cuerpo desnudo sin saber qué hacer. Comprendí que no podía escapar, que estaba metido en un bucle del que no podía salir. Debí darme cuenta al ver sus grandes ojos negros en aquel callejón sin salida. Es mi fin


En el suelo se mueve mi meñique izquierdo desángrandose como cola de lagartija.
"Arácnida" pienso "Eres una mjer fatal"




miércoles, 17 de octubre de 2007

Nuestro portero

videoMax Schreck, tras interpretar el papel de Conde Orlock en Nosferatu, supo que no tenía completado todo su quéhacer en su vida. Se le ocurrió aceptar la invitación por La casa de las obsesiones allá por los años 30-. Su mirada nos conquistó.

viernes, 12 de octubre de 2007

Visita nuestra casa


Mi laboratorio es de 2007.La casa de las obsesiones. Nunca toques un tarro de terror, hazme caso.
Es chulisima, tú sigue leyendo hasta que te suden las manos. Sigue leyendo hasta llegar a la salita de esta casa, mientras cruzas la pestilencia que ves, cuanto menos chocante, y arrodillate a San Primitivo.Recuerdo que Escher, cuando era insoportable, a penas sabía navegar por estos pasillos. He deliberado dibujarle un plano, uno solo. El pobre se sorprendió. Sus palabras textuales fueron “Tienes un problema, has puesto tu oscura casa cómodamente en práctica.” Y ya lo ves.O… ya lo vas a ver. Es un programa para disparar tertulias. Tenemos princesas que son lo Máximo de primer nivel en reuniones nocturnas.Me coje un trapo de tela con tal belleza que dispara en el todas las artes europeas. Era maravilloso. Pero es un mal. Gracias a mis dos nombres que son primos de hermanos me meto yo solo, con mis otros nombres hasta ese espejo en el que cabe todo. Y me pierdo en su reflejo.

El pasillo es madera de lagrimas para recorrerlo en diagonal y teledirigirte a biocomunidad del hogar.
El baño no existe en esta casa. Algunos comentarios se merece, la verdad. Alli, se cumple la apacible paz del coleccionista de falsos espejos y qué bien si se sigue, si no te quedas quieto. Salir de ahí no es lo peor. Ponte para salir de ahí cualquier pantalón barato y transmite un ideal con lo puesto, cualquiera. Aquí en el salón de casa todos te escucharemos. A un hombre al que le falte a la verdad le falta incendio, y le damos carpetazo.

Mientras tanto no hay frailes que valgan ni San Primitivos que besar. Visita nuestra casa-laboratorio pero ten cuidado, aquí estamos todos piantaos. Yo el primero.

martes, 2 de octubre de 2007

Vida de Álvaro Bruno


Ayer me encontré un disco duro de 180 GB en una bolsa junto a un contenedor. ¡Vaya chollo! Me lo llevé a casa y con ayuda de un amigo de un hermano de mi primo lo instalé en mi PC. Luego me di cuenta de la de archivos y programas extraños que tenía el disco. Tenía, por ejemplo, un programa para la creación poética y otro para crear novelas tipo best-sellers, con actualizaciones que me descargué desde softonic escribí cuatro novelas. Dos de ellas de terror, chulisimas y muy fáciles de hacer porque tiene un tutorial bastante bueno. El programa para crear poemas es un poco más dificultoso porque antes de crear uno, hay que programarse una poética, es decir tu sentido sobre la poesía, qué es para ti y eso. hay algunas poéticas que te aparecen por defecto, por ejemplo yo utilice la de Baudelaire, y compuse la segunda parte de las flores del mal. Lo acabo de mandar a la fundación Lara. Pero hay muchas otras poéticas que te aparecen por defecto : Borges, Machado, poética del 27, y otras muy buenas sobre el romanticismo.
Lo mejor del programa es la ayuda y el buscador, buscas cualquier autor y te aparece, yo por ejemplo me inventé el nombre de un autor que no existía, Ruperto Buonanotte, y el buscador del programa me encontró al autor, diciendo que era un autor calabrés, que escribió La fantasía de los Simagos. Desde luego que es magnífico. Luego puse mi nombre , Álvaro Bruno,para buscarme a mi mismo, y apareció el nombre de este mismo blog "la casa de las obsesiones". El perfil del autor era el siguiente:



Nacido en Mugutu ( Antigua Checoslovaquia) el 4 de Marzo de 1912. Creador de "La casa de las obsesiones" Foro poético-filosófico creado en Mugutu al rededor de los años 30. Tendencias poéticas vanguardistas.
-Por lo visto, este autor creó "la casa de las obsesiones" antes que yo.

" Su primer librillo se publicó con el título " Cuentos de Angustia existencial......"
- ¡Carajo! -me dije- igual que el mío.


"Su segundo libro fue una segunda parte de Las flores del mal"
-¡Coño! Lo que acabo de hacer.


Murió dentro de la casa de las obsesiones, solo y en un rincón, ciego de marihuana y absenta. Nadie le quería y se ganaba tristemente la vida vendiendo poemillas surrealistas y de protesta a los demás indigentes de la calle.
"No se le conocen más obras, perfil del autor muy insulso, insípido."

Esos fueron los últimos datos que le dejé decir al ordenador. Me enfadé, grité a la gente de la calle desde la ventana (como si fuera un loco en un psiquiátrico), le abrí las tripas al ordenador y arranqué de su vientre ese mal engendro de disco duro y lo tiré al Guadalquivir. Al carajo el disco.




lunes, 17 de septiembre de 2007

Ficción doméstica.

  • ¿ Sabes cuánto tiempo vivimos? ¿ Cincuenta, setenta años? ¿Apenas sí llegamos a los noventa? Yo tengo la fatalidad de pasar demasiado tiempo pensando más que viviendo. O perdiendo el tiempo en prácticas incómodas en lugar de vivir la vida. ¿ Conoces a Macedonio Fernández? No importa, en realidad no tiene nada que ver, pero yo, por ejemplo, pierdo al menos veinte minutos por cada día tan sólo en buscar cosas. En buscar unas tenazas que ha dejado mi esposa en un cajoncito de la salita mientras debían estar en un altillo de la cocina. En un buscar un cigarrilo en mi bolsa, harto difícil porque tengo en la bolsa de todo, dos cuadernos, un bolígrafo, un estuche para las gafas de ver, un libro, la cartera, descuentos para una hamburguesería de barrio, etc. Para cuando he encontrado el paquete de cigarrilos han pasado cuarenta segundos. Después pierdo el tiempo pensando en que Terence Moix - por nombrar uno- murió fumando, que E. A. Poe -por nombrar otro- murió bebiendo.


    Luego pienso que pierdo el tiempo viendo los programas del corazón con mi esposa. Aburrido, miro la T.V. mientras mi mente está a mil millas de allí, a mil millas de la tele, de mi esposa, a mil millones de años de la Historia de España. Mis pensamientos los interrumpe una voz:

    - ¿ Qué ha dicho? -grita mi esposa desaforada mientras señala a la tele.
    - No sé. no estaba escuchando. - contesto.
    - ¿Otra vez estabas pensando en las musarañas, cariño?
    - Pensaba en Macedonio Fernández, en que fumar es cancerígeno...

    Entonces me levanto y voy hacia el dormitorio para comprobar que la habitación está patas arriba. Busco desesperadamente un libro de Macedonio Fernández pero está todo tan desordenado que apenas distingo un lomo de otro. Afortunadamente para ordenar mi biblioteca tengo a mi esposa. Siempre me dice que apenas tengo los pies en la tierra, y la verdad es que es ella quien se encarga de todo, por ejemplo, de tener una cena preparada con todo lujo de detalles - sabe valorar los pequeños placeres de la vida-, de saber calcular con gran precisión cuánto hemos gastado de luz cada mes; de calcular la economía doméstica.. etc.

    Ofuscado salgo del dormitorio y le digo mentalmente a mi esposa que me marcho a la biblioteca, que tengo que buscar algunos libros que deseaba consultar hace algún tiempo. Ella me responde que baje de nuevo a la realidad y que tengo una serie de responsabilidades como marido. Me coje de la mano y me sienta cómodamente en el sofá junto a ella. Luego alza la mano y pocos segundos después una paloma aparece aleteando por la ventana y se posa en su mano.

    -Tócala -me dice. - Esta es la realidad: los pájaros del cielo, la lluvia que cae, el suelo que ahora mismo pisas.

    La paloma olisquea la palma de su mano y se marcha por donde vino. Yo me levanto y hago lo mismo que la paloma, marcharme. A veces pienso que vivo en otro mundo distinto al de ella. Me dirijo directamentea la biblioteca, tras largos minutos de búsqueda encuentro una colección de la correspondencia de Macedonio Fernández y marcho de vuelta a casa. Me recuesto en el sofá y leo. No sé donde está mi mujer, la casa es pequeña pero ni siquiera se me ha ocurrido pensar dónde está, cuando quiero darme cuenta resulta que la tengo junto a mi e interrumpe mi lectura.

    - ¡Oh! Ya vas a quedarte encerrado en ti mismo durante el resto del día, estoy segura.-me dice al oído mientras me da un beso en la mejilla. Yo contesto que sí, casi sin pestañear y sin levantar la mirada del libro, y sigo leyendo para no perder la concentración. Dicen las estadísticas que si pierdes la concentración, aunque tan sólo sea un segundo, tardas al menos 15 segundos en volverla a recuperar, y yo ya pierdo bastante el tiempo cuando busco un cigarrillo en mi bolsa

    Cuando levanto los ojos del papel a penas sé cuanto tiempo ha pasado., horas, días..

    Veo a mi mujer junto a la cocina, con un mandil y un trapo en la mano.. Esta mujer es capaz de hacer mil cosas a la vez. A veces me sorprende su rapidez mental, su manera de disfrutar del tiempo al máximo, mientras yo sólo sé desbordarlo, dilatarlo, redimensionarlo inutilmente. Es ordenada mientras yo soy capaz de perderme en mi propia casa. Es activa, mientras que yo soy un indeciso que resuelve problemas después de darles innumerables soluciones fatídicas.Ella es práctica, yo un teórico abstraído que me pierdo en mi mundo, como si cayera en un pozo. Ella es realidad. yo, en resumen, soy ficción y soy capaz de volar como una paloma que se ha posado en su mano. Tranquila mi vida, yo soñaré por los dos.



sábado, 15 de septiembre de 2007

Mi tía abuela dentro de una olla de barro.

No hace mucho, mis dos tías segundas acudieron al cementerio de su pueblo a recoger los restos enterrados de su madre, tia abuela mía. Después de 10 años el seguro de difuntos te brinda la oportunidad de recoger los huesos de tus seres queridos o, por el contrario,pasarlos del nicho en el que se encuentran a una fosa común. Mis tías segundas prefirieron recoger los restos de su querida mamá, tia abuela mía,como ya dije, antes que abandonarlos en una fosa común con quién sabe quiénes, y finalmente,mudarlos a un pueblo llamado Buitreras, lugar de origen de mi querida y difunta tía abuela.

Ambas tías segundas mías se encontraron en un grave problema: cuando advirtieron que no tenían recipiente reglamentario para transportar los restos en cuestión y, teniendo en cuenta que en el tanatorio del lugar los recipientes de cerámica tenían un precio demasiado alto, decidieron meter a mi querida tía abuela, que por otro lado apenas llegué a conocer, en una obsoleta olla de barro. No había demasiadas opciones. Era en una olla de barro o un tarro de cristal de los que se usan para las legumbres. Mis tías se morían de la verguenza. Una olla de barro. ¨Si nuestra madre se enterara¨ decía una. ¨Que nadie nos vea¨-pensaba la otra. Cuando enseñaron el recipiente al enterrador éste ni siquiera se sorprendió - había visto tantas cosas en su oficio que algo así le parecía lo más natural-.
Luego, los restos de mi tía abuela fueron llevados al crematorio, donde no pasaron mucho tiempo antes de ser carbonizados.

Los huesos, al ser quemados, pierden la textura anterior para convertirse en un polvo brillante semejante a la purpurina: el fósforo. Cuando mis tías segundas tuvieron en su poder la olla de barro conteniendo fósforo en polvo, se sorprendieron tanto por el poco peso del objeto, que abrazaron la olla con tal fuerza que, más que el resumen de un cadáver, pareciera que llevasen un hucha repleta de papel moneda. ¨ ¿Te has atrevido a mirar lo que hay dentro?¨ decía una. ¨No¨ contestaba la otra. Y así, muertas de verguenza y de miedo se atrevieron a conducir hasta el pueblo de Buitreras, lugar de origen de mi querida tía abuela, para dar una paz infinita sin seguir pagando el seguro de difuntos. ¨Si, si¨ decía mi tía la menor. ¨Pero esparcir cenizas de difuntos en vía publica es un delito. Y eso también cuesta dinero¨

Cuando vas a lanzar las cenizas de un ser querido, siempre te imaginas una bella escena. Con un sol brillante, un mar, una leve y agradable brisa...


Una vez en Buitreras, mi querida tía abuela fue llevada a la iglesia central y más conocida de Buitreras, La Santa Iglesia de Ntra Sra de la Consolación. Delante de la Iglesia, hoy día existe un maravilloso y transitado jardincillo en el que mis incautas tías segundas pretendían esparcir los restos de su madre. En aquel jardín jugaban los niños, paseaban las madres a sus bebes y deambulaban los jubilados del pueblo de los de baston y en grupo.
Mis tias abrieron la tapa de la olla pensando que la ceniza de mi tía abuela tendrían un discreto color gris cuando , de pronto, al esparcir las cremadas cenizas sobre los hermosos pétalos de las flores del jardincillo de la iglesia de Ntra Sra de la Consolación, lo que esparcieron fue un polvo multicolor, semejante a la purpurina, que llamó la atención del gran grupo de jubilados. Todos, cortos de vista, se acercaron con sus bastones y sus gafas ahumadas. Mis tías temblaron de verguenza. A mi tia la mayor se le cayó la olla boca abajo. Todos quedaron estupefactos, el color del fósforo era maravilloso, pero la pestilencia del mismo era indescriptible, los niños que se detuvieron a ver el espectaculo tosieron sin parar y los abuelos que dirigieron sus miradas a la escena advirtieron sin duda la contaminación y la pestilencia que habian traído a su parque aquellas dos feas y extrañas forasteras.
Desde luego, el olor era insoportable y uno de los ancianos llamó a la policia. Mis tías, algo estupefactas por el impacto del hecho, y penosas por no haber previsto el incidente, decidieron salir del parque lo antes posible, para tomar el coche hasta la ciudad. Al salir del parque descubrieron un problema más : su coche se lo había llevado la grúa. Deliberaron que la mejor opción era tomar una copa doble de coñac en algún bar cercano y rezar a mi tía abuela para que pronto lloviera y poder ayudarlas a limpiar el estropicio. Mientras cruzaban la calle, vieron como unos ancianos, de los de bastón y en grupo, las señalaban desde lejos mientras hablaban con una pareja de municipales.

viernes, 14 de septiembre de 2007

THESA



Thesa,
la princesa
que tiene
la regla
sabor de fresa,
Thesa es la princesa
que se expresa
por debajo
de la mesa
porque
cada mes le pesa
la fresa y cada mes
mis labios
su regla
de fresa
besa.

miércoles, 12 de septiembre de 2007

El saco donde cabe todo.

El saco donde cabe todo es un blog creado por un editor amigo mío llamado Pedro Gozalbes. A veces pensé si el nombre Gozalbes tiene alguna relación con Gonzalbes o González, y es así. Ese nombre creo que se remonta al gótico hasta la palabra Gundisalbo o Gundizalbo. Aún así, creo que los tres apellidos son primos de hermanos. Es curioso el apellido, a mi siempre me produjo cierta curiosidad.


El saco donde cabe todo es aun mucho más curioso. Veanla. Hay parte de mi en él.

martes, 11 de septiembre de 2007

Micros

La imagen más viva de un muerto
la vi en un cementerio


Una real orquesta es un musical
de protestas.


Cuando murió su esposa,
el adivino profetizó el fin del mundo.


Recogí a la bella ahogada
y la disequé en mi casa


El campo estaba lleno de líquido.

Los cabellos de mi amada fueron como una mancha en mi corazón.




Si deseas que una frase tuya aparezca aquí, escríbela como comentario. No olvides poner tu nombre.

La casa de las obsesiones. Centroeuropa 1931


La casa de las obsesiones fue creada hace algún tiempo por un grupo de poetas y parafilósofos centroeuropeos entre los años 30 y 40, cuando el mundo onírico era lo más cultivado en las artes europeas. Era literalmente un casa de campo, lugar de reuniones nocturnas en el que se ponían sobre el tapiz las obsesiones, ideas e incluso obscenidades de los participantes, todo con un claro objetivo creativo. La absenta parecía criarse alli mismo, pues nunca faltó, y los aláridos y aullidos de los animales salvajes daban un sonido de fondo perfecto, que encajaba con los feligreses de la casa como dos piezas de un único puzzle. Así, noche tras noche nuestros poetas, muchos de ellos poco conocidos - pues eran poetas que nunca significaron mucho para la posteridad- formaban sus ritos y liturgias literarias y como si de parapsicólogos se tratasen, buscaban incesantemente un "másallá" artístico.

Los tiempos de prisas y, no nos engañemos, la falta de esa vida de la bohemia de los años 30 que no tenemos, nos impiden ocupar una casa céntrica -al menos- para disparatar nuestras tertulias.

Os invito a que lo hiciéramos desde aquí. Démosle a esto una nueva fórmula - aunque sea informática- una nueva oportunidad para nuestras creaciones-aunque no lleguen a nada-. Seamos unos poétas parapsicólogos de segunda línea como lo fueron ese grupo de cuadrúpedos solitarios. Nadie más tiene por qué enterarse. Nadie más tiene por qué saberlo. Podéis acudir a esta casa con la cara enfundada para no ser reconocidos. Lo importante son vuestras inmundicias, no vuestra identidad. Podréis salir de esta oscura casa de campo cuando queráis. No hay porteros jorobados en la puerta.


Aún así y, con todo, sé que no serán muchos los que acudan, la casa de las obsesiones sólo existe en mi mente