martes, 11 de septiembre de 2007

La casa de las obsesiones. Centroeuropa 1931


La casa de las obsesiones fue creada hace algún tiempo por un grupo de poetas y parafilósofos centroeuropeos entre los años 30 y 40, cuando el mundo onírico era lo más cultivado en las artes europeas. Era literalmente un casa de campo, lugar de reuniones nocturnas en el que se ponían sobre el tapiz las obsesiones, ideas e incluso obscenidades de los participantes, todo con un claro objetivo creativo. La absenta parecía criarse alli mismo, pues nunca faltó, y los aláridos y aullidos de los animales salvajes daban un sonido de fondo perfecto, que encajaba con los feligreses de la casa como dos piezas de un único puzzle. Así, noche tras noche nuestros poetas, muchos de ellos poco conocidos - pues eran poetas que nunca significaron mucho para la posteridad- formaban sus ritos y liturgias literarias y como si de parapsicólogos se tratasen, buscaban incesantemente un "másallá" artístico.

Los tiempos de prisas y, no nos engañemos, la falta de esa vida de la bohemia de los años 30 que no tenemos, nos impiden ocupar una casa céntrica -al menos- para disparatar nuestras tertulias.

Os invito a que lo hiciéramos desde aquí. Démosle a esto una nueva fórmula - aunque sea informática- una nueva oportunidad para nuestras creaciones-aunque no lleguen a nada-. Seamos unos poétas parapsicólogos de segunda línea como lo fueron ese grupo de cuadrúpedos solitarios. Nadie más tiene por qué enterarse. Nadie más tiene por qué saberlo. Podéis acudir a esta casa con la cara enfundada para no ser reconocidos. Lo importante son vuestras inmundicias, no vuestra identidad. Podréis salir de esta oscura casa de campo cuando queráis. No hay porteros jorobados en la puerta.


Aún así y, con todo, sé que no serán muchos los que acudan, la casa de las obsesiones sólo existe en mi mente

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Como hablábamos ayer...abrir la puerta de este Blog,es abrir la puerta de tu alma,de tus inquietudes, de tus sueños,también de lo que nos aterra más allá del folio en blanco...en fín: de tus obsesiones...gracias por invitarme a compartirlo,y algún día conseguiré traer ¨pasteles¨ a tu ¨casadelasobsesiones¨.

Jesús Beades dijo...

Como buen obseso, aquí estoy, atraido a los umbrales de tu casa.

Pedro dijo...

En el comentario de arriba tienes a un poeta, en este de abajo a uno que por afición para psicólogos. ¡Menudo salón el de tu casa!

Don Álvaro. dijo...

Thanks Jesús por tus comentarios. Si te parece te pondré como enlace.

VanNa dijo...

Yo paso de tu casa, Bruno, y paso de tus mierdas porque estás colgao.
Llámame pa cervecear.