viernes, 23 de noviembre de 2007

Ludovico y el tiempo finito.

Ludovico y el tiempo finito.
Me llamo Ludovico. Soy un personaje de ficción creado por la previsible y obsesiva mente de Álvaro. Nací frente al ordenador en 2007. Mi vida es corta y se resume a unos cuantos desengaños y a un par de frustraciones y la verdad, para ser de ficción, soy tan desgraciado como cualquier persona de la vida real. Una vez tuve la sensación de haber sido feliz, pero no era más que un desliz de mi creador que por un momento quiso darme una buena vida. Sé que acabaré mal. Esto no tiene remedio. ¡Si por un momento pudiese revelarme contra él! Pero eso es imposible, me da falsas esperanzas, me hace creer que tendré un final feliz, me hace tener fé, me tortura. Quiero pedirle que no me haga morir sin pena ni gloria. No sé, no morir virgen por ejemplo. Aunque la verdad es que la virginidad no es lo que más me preocupa en este momento. ¿ Es demasiado pedir una vida fuera de estas cuatro aristas que forman la pantalla? Dios tampoco es demasiado piadoso. Álvaro no es más que un personaje creado por Él, y tampoco es que haya sido muy condescendiente. Don Álvaro ¿Acaso puede Ud salir de las cuatro paredes y media que conforman su vida? Si sales corriendo ¿ Adónde irás? No. No puedes salir de tu mentira de vida. Eres igual que yo. Eres ficción como yo. Más perfecta, más real, pero ficción. Una mentira que morirá y cuando se muera nadie volverá a recordarla. Si tienes hijos quizá ellos te recuerden, pero no lo hará mucha más gente. Cuando pasen los años será como si no hubieras existido. Los que te recuerdan te olvidarán, tus libros se pudrirán. Cuando pasen cien años no quedará nada. ¿Qué vas a hacer ? Yo te lo diré. Regocijarte en tu pena como hago yo. Revolcarte en tu propia mierda de vida porque es lo único que puedes hacer. Jode que la vida no sea más que algo finito. Jode. Ahora mátame. Ya he dicho todo lo que tenía que decir. Ludovico se despide. No soy más que un personaje de ficción que vive, muere y piensa como una persona real.

16 comentarios:

perugorría dijo...

Desgraciao.

Anónimo dijo...

Muy bonito...

Anónimo dijo...

Ludovico yo si fuera tú me quedaba en tu mundo de ficción. Aquí fuera no hay nada.

Anónimo dijo...

Puedes hacer algo más que autocompadecerte Ludovico. Puedes revelarte contra tu creador. Negarte a hacer lo que él haya pensado para tí. Sorpréndelo y hazte insumiso.
Elena.

Anónimo dijo...

hace poco me encontré con un hombre de 40 años q me dijo algo parecido: estaba apresado entre las 4paredes de su vida preprogamada. Médico, casado, con hijos. Me contó q1dia no lo soportó más. Solo se vive una vez, me dijo. Dejó mujer, trabajo e hijos. Se pegó un año recorriendo el mundo, trabajando de friegaplatos, de mozo de carga.. hizo por fin lo que tanto quería, y se sintió libre x 1ª vez en su vida, dueño de su futuro.
Según él volvió porque quiso. Recuperó su trabajo y el cariño de sus hijos, y dice que solo se arrepiente de no haberlo hecho antes, cuando era joven.
willie fogg

Manolo dijo...

vaya! esta historia (lo siento por qien la escribió, pero no me la creo..) me recuerda la vida del poeta-boxeador-encantador de serpientes-ladrón-atracador de bancos-mozo de carga-chófer-taxista y un largo etcétera Arthur Cravan, francés de la época de las vanguardias.. acércate a su vida, es de película.

Anónimo dijo...

¿Qué el tiempo es finito? y que más da, si lo que importa es que los instantes vividos sean infinitos y eh ahí la clave querido Ludovico.

¿No te lo crees? Afirmo: los instantes vividos son infinitos, si quieres te lo demuestro. Para el resto recuerda: la "finitud", como decía aquel mago, "sólo es producto de tu imaginación, no le des más vueltas no merece la pena".

Saludos

Juan A.

Manolo dijo...

BUCLE ROTO

1,2,3 Y 4

suna historietilla mia, lo he puesto por tu blog, camuflado como comentario, con mi nombre como autor. 4 partes.

Pedro Gozalbes dijo...

El hombre el único animal que mide su tiempo

Juan de Mairena

Anónimo dijo...

?¿

Pedro Gozalbes dijo...

Yo sé que tengo el saco abandonado, pero esta casa de las obsesiones me gusta cada vez más.

Me acabo de encontrar con Silvia.
Muy bueno. ¡qué sorpresón!
Parece que el taller de relato interactivo comienza a funcionar y de qué manera.

don Álvaro dijo...

Dios mio! la frase de Juan de Mairena se merece una cartela en mi blog. La pondré.

Por otro lado, Rocambole era otro de esos que tuvo mil oficios y aventuras, de ahí una vida "rocambolesca"

DON ÁLVARO dijo...

sALUDOS A eLENA.

LaEsperada dijo...

Utiliza esta dirección:
escritorafrustada@hotmail.com
Haz un corta y pega que tiene una falta ortográfica que normalmente pasa desapercibida.
Saludos.

Anónimo dijo...

El hombre es la medida de todas las cosas, decía Protágoras. Es lo único en que estoy de acuerdo con él, pero... ¿La ficción es la medidad de todas las cosas? Vanna Lulu dijo.

Anónimo dijo...

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais..., atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos... se perderán en el tiempo... como lágrimas en la lluvia... Es hora de morir.

¿Ludovico has visto Blade Runner? Si no las has visto estás de suerte, porque la han vuelto a poner en los cines. Ve a verla y fíjate en la frase de la escena final, la que he copiado arriba, me he acordado de ti al ver la película.

Saludos

Juan A.