jueves, 3 de julio de 2008

El sabio y la flor.

Una vez, un amigo dijo:
- Un avión no es un avión de la misma manera que un gusano no es un gusano. Las cosas no son. Nada es sencillo. Las cosas - repetía- nunca son. Sino que pueden o no pueden ser. Todo es relativo - añadió.
Dijo todo esto con aire desalentador para mí.
-Elemental -respondí- elemental pero, y los rostros de los muertos que se asoman en nuestro pensamiento, en nuestros sueños, ¿son?
El sabio no supo que contestarme.
-No lo sé - respondió pensativo como quien intenta resolver un acertijo. Y comenzó entonces a establecer silogismos. Meditaba ausente ahora de mi compañía.En su autismo, se acercó a hablar con las flores derretidas al sol.
-Las cosas pueden dejar de ser en cuestión de segundos - decía en voz alta. - Hoy, usted ama. mañana... mañana puede que no.
-¿Quién discute eso, calabaza?? - dijo la flor sorprendiendo al sabio por su elocuencia.
-La frase - respondió el sabio- hace referencia a que no debemos tener nada por seguro, todo es relativo por que todo puede cambiar in ictu oculi. Las cosas son por supuesto pero ¿durante cuanto tiempo?Todo cambia querida scylding flor en un abrir y cerrar de ojos.No te atengas a nada. Cuente siempre con usted misma. No cuente con que la rieguen todos los días.No cuente con su madre ni con su padre no cuente con el planeta si quiera.Sólo usted

-Eso hace mucho que lo aprendí - dijo la flor. -Por eso todo me da igual .
Entonces, irguiendose la flor envalentonada dijo:

-Usted obsérveme.
-Sí- dijo el sabio.
-Piense en mí - dijo la scylding flor.- ¿No ha notado que todo me da igual?? Me da igual lo que Vd diga, el razonamiento al que llegue o las dudas que se le reaparezcan.
-Usted no me ama y eso no cambiará. Es posible que cambie sí, pero no cambiará. ¿Y viene a decirme que no me atenga ni a la preciada agua de lluvia?. ¿Cree usted que todos lo seres de este maldito paraíso somos igual de estupidos? Vivo aquí hace mucho. Cuando llueve soy feliz. Miles de personas pasan por aquí y observan mi hermosura. Me dicen qué bonita soy, me dicen que me quieren oler, tocar mi centro, rozar mis pétalos húmedos, pero ninguno ha sido capaz de regarme o llevarme consigo para raptarme y plantarme en un mejor lugar para cuidarme cada día. ¿ Y Vd me dice a mi que no cuente con nadie? Usted no me ama y eso no cambiará.
El sabio quedó perplejo. No supo que decir. Verdaderamente fue la primera vez que vi al sabio anonadado por el razonamiento de otro. Dióse media vuelta, me miró y fuese cabizbajo a su casa.
-Nada es sencillo- me atreví a decirle.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Amigo escaildin: no tengo palabras. Ya veo que no se puede hablar con Vd. No es prudente. Es Vd. el Mariñas de los blogs. Me honra y me avergüenza.

Me gusta su entrada, calabaza.

Vanna Lulu dijo.