viernes, 31 de julio de 2009

Terapia de choque para dejar de fumar.

¿Deseas dejar de fumar? Visita a tu tío, el que tiene pancreatitis y consuelalo diciendo que no se preocupe, que la vida es como la vida de un coche: los primeros años van muy bien hasta que de repente empiezan a aparecer averías, desgastes y achaques, te mandan de mecánico en mecánico y al final, cuando ya no tienes solución, al desguace, es decir, a la funeraria. Tú, que aún eres joven, dile que eres más inteligente y previsor, que quieres dejar de fumar porque deseas llegar a su edad en las mejores condiciones posibles y sin que te ocurran imprevistos como el que está sufriendo él. Por último es imprescindible que le digas estas palabras textualmente : " hay que cuidarse tío, desde joven"; y las acompañes de un leve golpe de la palmada en el hombro.
Hecho esto, te prometo que no volverás a fumar en su compañía porque se te caerá la cara de verguenza. Repite este ejercicio con los demás familiares, amigos y desconocidos cuya salud flaquee, prueba incluso en geriátricos, centros de drogadicción, etcétera...
Álvaro Bruno Cantarero, en la foto.