sábado, 1 de agosto de 2009

El Culpable

La vida te da cosas que no quieres y no te da las que quieres. Tú quieres un coche y un trabajo fijo en el que no des ni golpe, y te da una esposa y una hipoteca. Yo soy culpable de todo lo que hago. Para perseguir lo que quieres en la vida hay que pensar mucho, a veces demasiado, y a veces ni asín, pero ni asín ni asao. Y cuánta razón tenía mi viejo cuando me decía: ¨Mirá che, mirá, que mirar es gratis! Y yo miraba. Ahora, cuando me acuerdo, me hago una mueca. Yo creo que tanto si insulto o vejo al prójimo, por ejemplo, si al primero que pase por la puerta de mi casa le dijo: Hijo de puta!" Sos un pelotudo! , como si llevo una vida ejemplarmente ejemplar para la sociedad que me rodea, soy culpable de todo lo que hago. Lo mejor, como se anota en un artículo anterior, (en esta bitácora, se entiende) es la Terapia de Choque. Cuando algunos dicen que tienen un saco de teorías posibles para la correcta y certera explicación de un asunto,es porque no tiene ni idea. Por ejemplo, y ahora me vuelvo serio: Un bombazo en Madrid. Han reventado la arteria principal de las avenidas. Las victimas personales y materiales aún no se conocen. La imagen del caos es inigualable a ninguna de las otras imágenes de algunos otros atentados que hayan ocurrido en la capital de reino. Lloraba de pena mientras lo emitían en las noticias de las tres. El primer ministro de la nación anuncia siete teorías posibles que los investigadores ( que a su vez eran investigados por investigadores de abrigo con solapa y éstos a su vez investigados por una segunda oleada de investigadores de los de ramillete para despistar, que investigaban a otros que a su vez investigaban a los primeros. Al final, todos se conocían)de la Agencia de Inteligencia del reino de España han conseguido deslumbrar." No te engañes. No tienen ni idea. Lo más probable es que estén nerviosos por dar una explicación. yo soy culpable de todo lo que hago. y no hay más y no se crean lo que no se tienen que creer y al final nos comen la voluntad.

Mahoma, es más fácil robar la voluntad que robar un camello. ¿Sabes porqué? Porque el ladrón roba con la palabra, no con la mano. Para ser un hombre libre y digno hay que romper la primera ley del hombre libre, ser esclavo de las deudas. Qué mundo vivimos que tenemos que andar endeudados pa^ser dignos. Yo creo que voy a comprarme un terrenito y voy a llamar a una empresa que te edifica una casa de madera in situ. Tienen un modelo, te enseñan los planos y tu das palmadas. Luego te dicen el precio y tú vuelves a dar palmadas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No lo entiendo. Estoy de acuerdo en algunas cosas pero, lo de Mahoma y el terreno, ¿qué tenían que ver?

V.L. dijo.

Anónimo dijo...

El hombre sin hipotecas es un animal extinto

juan Ignacio Perugorría. dijo...

El comentario hacia Mahoma es un acierto. Quizá, él, como hombre de Estado, aunque fuera pequeño, como hombre político, mentiría y robaría voluntades. Vamos a ver, todo político es ladrón, y a Mahoma no lo cogieron así que, desde luego no robó un camello.Lea mujer, lea, por favor.