lunes, 3 de agosto de 2009

¿Usted qué haría?

Pongamos a prueba la imaginación. Y luego, si quiere, contésteme mediante un comentario. Olvide todo lo que sepa sobre el barro. Todo aquello relacionado con una realidad que corrresponde con la palabra barro usted no lo recuerda.Si usted escucha la palabra barro creerá que le están hablando de un país africano por la forma en que pone los labios al decir barro. Y, si le explican, mediante un exacta descripción lo que significa la realidad relacionada con la palabra barro, usted golpea el suelo con la mano abierta como un vulgar bebé de esos que nacen por el mundo, en algunos lugares nacen muy blancos y muy desagradables, en Alemania, por ejemplo, no sé. Bueno una vez suprimido ese recuerdo de la palabra barro, imagine que por una casualidad espamosa del jocoso azar, es usted un jodido alfarero. Y se encuentra en su taller de barro para moldear un bloque. Tiene el ánimo inspirado y se siente capaz de crear lo más hermoso del mundo. Abre los ojos y ve que es usted alfarero y todo lo que tiene al rededor no es más que barro. Barro por todas partes, en el suelo, en los cristales de la ventana, en la pared y no sé en muchos otros sitios, se ha llenado de barro hasta el culo. Dígame, si a usted le sucediera todo eso, qué haría.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ustet escribe la primera mierda que se le viene a la cabeza. Como RAFA. Le sugiero que escriba incansablemente en casa para que le salga algo bueno y entonces lo cuelgue en su blog. No nos haga perder el tiempo leyendo estupideces y esperando que le visitemos para luego eliminarnos los comentarios.

Ya no tengo más ganas de entrar aquí.

Que le follen.

juan Ignacio Perugorría. dijo...

Adios miss Rachel, desde que vive usted en tierras de pescadores y de antiguas minas explotadas por ingleses se ha convertido en miss Rachel. Tenga usted suerte en las tierras de su estúpido paisano, ese que se creía divino de la muerte y acabó petrificado en Huelva hablando con un móvil.

Vanna Lulu dijo...

Escuche ustet, ignacito, (sí, le pongo el nombre en minúscula porque ustet es minúsculo): Ya quisiera vos quedar petrificado como el divino de la muerte. Algún día pondrán mi estatua, a mí, petrificada en la Vía Paisajista haciéndome un cigarro de liar. ya pasará ustet por ahí; ya llorará cuando vea a Rachel inmortalizada por su poesía.