lunes, 11 de enero de 2010

La opinanza del fútebol

El cuerpo incorrupto de un aficionado del Betis en la Basílica del Gran Poder.


Los aficionados desean su cabeza y trasladarla a Colombia para que sea reducida e incluida en las vitrinas del club. El Presidente verdiblanco admite que no es una decisión del club sino de los aficionados.


SEVILLA DIARIO LACASADELASOBSESIONES
La tarde del pasado martes el Vicario de Sevilla Antonio Pilo, recibía en la Basílica del Gran Poder el cuerpo incorrupto de José de la Caseta-Griñones, fallecido dos días antes durante el partido de fútbol que disputaban el Real Betis y el Tenerife. Su hijo, que lo acompañaba al estadio el pasado domingo, nos comentó: "Todos los pobres somos del Betis, y mi padre era pobre, santo y del Betis." Esas fueron las frías palabras de un niño. La polémica está servida. El envío en avión de la cabeza del fallecido destino a Colombia es defendida por el párroco de la Iglesia, que prefiere permanecer en el anonimato, ya que, según sus palabras, " ¡A los santos hay que explotarlos como manda la Santa Madre Iglesia!". En principio, el envío a Colombia no está fechado, pero si tienen "ojeado" al maestro jíbaro que desempeñará la reducción, pues vive en Sevilla y en sus declaraciones en la misma puerta de la Basílica nos explicó que no es una tarea fácil ya que en principio habría que llevar el cuerpo a Colombia porque la temperatura de Andalucia no es la adecuada y las herramientas naturales necesarias no pueden encontrarse aquí.