viernes, 26 de noviembre de 2010

El hombre que era torpe hasta para ponerse cómodo.


-Pero siéntate, hombre.

-No puedo. Me duele la espalda. Además, tengo dudas sobre la crisis económica. No puedo dormir.

-¿Quieres un tila? Toma algo caliente, por Dios.

-A Dios ni me lo nombres. También me suscita dudas. Desde luego... no haces nada para tranquilizarme.

-Mira, no te digo más. Haz lo que quieras. Esta noche no te acuestes tarde. El brasero cuesta dinero mantenerlo encendido.

-¿Crees que nuestro país es un pelele con respecto al resto de Europa?.

-No lo sé. Voy a acostarme.

-Ya, pero ¿lo crees? Es algo que me quita el sueño ¿sabes? Hace mucho tiempo que España baila al son que le tocan los franceses, los alemanes.. ¡hay! cuánto me alegro de haber ganado a Alemania en el campeonato del mundo. Malditos alemanes. ¡Son tan listos!.

-A mi me dan igual los alemanes. Tengo que trabajar mañana.

-Ya sé que te dan igual los alemanes pero... ¿Crees que nuestro país es un pelele o no?

Adiós. Hasta mañana. No te quedes dormido ahí. Vete a la cama.

-Es imposible que duerma tranquilo con los alemanes gritando a todas horas.

-¿Que más te da?. Los alemanes están en Alemania. Desde aquí no puedes oírlos.Por qué no te sientas. Te recuestas y pronto te sentirás cansado y dormirás. Vete mejor a la cama.

-Sí, me acostaré pronto, en cuanto decida qué pensar sobre nuestro país. Es todo tan complejo. Me alegro de que los americanos sean amigos nuestros. Los EEUU que conforman seguridad, México, los argentinos... ojalá Argentina estuviera un poco más cerca. No sé, en el Norte de África. ¿Te imaginas? Estarían tan cerquita.. que seguro que abría vuelos baratos los fines de semana. Me iría de vez en cuando a pasar unos días. Pero está tan lejos... En cuanto a Alemania la situaría... Bueno, Alemania donde está creo que está bien. Ni cerca ni lejos. Con la que han liado los alemanes durante tanto tiempo. Si estuviera cerca, seguro que este país estaría lleno de gente rubia, y la gente de la frontera hablaría deutcheñol. Un completo lío. ¿Me escuchas? ¡Ah!, te has acostado. Bueno, no importa. Pensaré solo. Es como mejor se piensa. Por cierto, tampoco sé que pensar sobre muchas cosas. Me duele tanto esta espalda biónica que ni siquiera puedo sentarme. Creo que voy a darme una vuelta. Paseando se me ocurrirá algo, seguro.

(Desde lejos) - ¡Arturo!
- Qué.
- ¿Puedes dejar de pensar en voz alta?. No puedo dormir.
-Yo tampoco puedo dormir. Me duele la espalda biónica.
-Arturo por Dios. Estás loco. Tu espalda está bien. ¡No tienes espalda biónica!
-Si que la tengo. Me la injertaron los alemanes. Y en invierno me produce dolores. Me voy a la calle. ¿Crees que lloverá?
- Sí. Va a llover. Lo ha dicho la tele.
- Claro, y como lo ha dicho la tele, vas y te lo crees. La tele miente.
-Pero hombre por Dios. Cállate. Acuéstate. Mañana no va a haber quien te levante.
- Mañana no tengo que levantarme. No tengo trabajo ¿recuerdas?
(gritando)
-Pero.. ¿no puedes hablar de fútbol como todo el mundo? En un bar, y sobre todo, ¿no puedes hablar, pensar o lo que sea que estás haciendo, pero de día?
-No. De día duermo. La noche la hizo Dios para pensar y el día para descansar.
-¿Ahora crees en dios?
- No voy a contestar a esa pregunta. Un alemán ya contestó a eso hace mucho tiempo. Y no pienso imitar a los alemanes en nada. Si es que.. tengo un complejo... Tengo alemanitis. Eso es lo que tengo.Creo que me voy a la cama. Mañana será otro día.